Los créditos rápidos son una buena herramienta para conseguir dinero en un momento puntual. Un arreglo del coche que llega cuando no se espera, un pago con el que no se contaba o un compromiso que no se puede evitar y que nos obliga a gastar más de lo previsto ese mes. Todo esto se puede solucionar muy rápido con alguno de los créditos disponibles en buscadores como creditosrapidos10min.com

Pero el problema de este tipo de créditos es que si no se manejan correctamente pueden hacer que las deudas aumenten vertiginosamente. El problema es el siguiente:

-Muchas de estas financieras ofrecen un primer crédito gratis por un pequeño importe, por ejemplo 300 euros. La solicitud es muy sencilla, pero el plazo para devolver el dinero es muy corto.

-Si el dinero no se devuelven en el plazo previsto comienzan a aplicarse intereses de demora muy altos, que hacen que la deuda aumente y aumente. Para escapar de esto, muchas personas acaban por solicitar un nuevo crédito y acaban con una deuda muy superior a la inicial que no son capaces de afrontar.

¿Cómo evitar esto?

Para evitar esto hay que seguir unos consejos muy sencillos:

-No pidas más de lo que realmente puedes pagar. Si un mes tienes un gasto extra puedes pedir el dinero si no tienes otro remedio, pero debes de estar seguro de poder pagarlo en el plazo previsto sin problemas. Si pagar el plazo del dinero hará que el mes siguiente el dinero no te alcance nuevamente, quizás debas de plantearte otras alternativas, como un anticipo de nómina.

-No pidas más de lo que necesitas. Es algo en lo que mucha gente cae de manera ingenua. Como no hay intereses, en lugar de pedir tan solo aquello que necesitan piden un poco más para comprar algo que quieren y que realmente no es tan imprescindible o para poder acabar el mes más desahogadamente. Pero luego, al devolverlo, esta cantidad se hace demasiado grande y se puede acabar teniendo problemas para salir de la deuda.

Si se usan con sentido común estos microcréditos son muy útiles para salir de cualquier apuro, pero como todo lo que implica comprar a crédito debe de hacerse con la mente fría y calculando bien cuánto se puede pagar para no acabar con problemas financieros que se pueden evitar fácilmente utilizando la sensatez.