sector-industrial-termofusibles-hotmelt-meltwoodLa era de los plásticos y de los adhesivos industriales se inició en el año 1909, cuando Leo Hendrik Baekeland patentó la primera resina fenólica. En 1920 Richard G. Drew desarrolló los primeros adhesivos que se utilizaron en el proceso de pintura de los automóviles. En el año 1926 Drew también patentó el celofán. En 1937 Otto Bayer patentó los poliuretanos, lo que marcó un hito en la vida de los adhesivos.
En 1940 Eduard Preiswerk descubrió el adhesivo epoxi. En 1967 se desarrollaron los primeros adhesivos resistentes a las altas temperaturas (300ºC), utilizaban una base de poliamida. En el año 1970 se desarrollaron en Japón los primeros adhesivos basados en hidruro de silicio modificado. Fue en 1980 cuando en los Estados Unidos se desarrollaron los Hotmelts o también conocidos adhesivos termofusibles.

Qué son los adhesivos termofusibles y qué usos podemos darles

Según la empresa Meltwood, los adhesivos termofusibles son un tipo de adhesivo que pertenece al grupo de los adhesivos sólidos. Se fabrican mediante un proceso de fusión- solidificación. Su principal característica es que no contienen agua o algún disolvente y se encuentran, a temperatura ambiente, en estado sólido. Cuando se calientan por encima del punto de fusión se transforman en sustancias líquidas y cuando se enfrían se solidifican y dan lugar a la formación de uniones de muy alta cohesión y excelente elasticidad.

Las aplicaciones que podemos dar a los adhesivos termofusibles son múltiples y variadas. Así:

  • Para el empaquetado, es útil para el sellado de las cajas, para la unión del cartón, para las etiquetas, las cintas, los sacos y las bolsas.
  • Es útil para la encuadernación de libros, periódicos y revistas.
  • En el mundo del automóvil, se utiliza para los paneles de las puertas, para accesorios decorativos y para los controles electrónicos.
  • En el sector textil es muy utilizado para realizar etiquetas, para reforzar alfombras, pegar moquetas, o para realizar delantales e hilvanes.
  • En el sector de la madera, se utiliza para decorar tablones y para el encolado de aristas.
  • En la construcción, se utiliza para aislar ventanas y paneles.
  • En el sector del calzado, se usa para hacer contrafuertes y punteras.