Lo primero que podemos decir es que debes tener cuidado con endeudarte demasiado. Busca dinero para iniciar y planea las necesidades futuras y de dónde sacarlas.

¿De qué manera puedo pedir la mejor financiación para emprendedores?

financiacion-para-emprendedoresEs recomendable estudiar primero la posibilidad de pedir financiación entre los programas estatales de financiación para emprendedores en tu región, préstamos subvencionados por las Comunidades Autónomas, ICO, etcétera En cualquier caso, si no es posible acceder a esta financiación, se puede pedir entre los préstamos para autónomos y emprendedores que ofrecen las entidades bancarias.

Al pedir uno de estos préstamos para autónomos es esencial tomar en consideración los próximos aspectos:

Es preciso estimar la posibilidad de contratar créditos en un corto plazo pues son realmente útiles para eludir descubiertos al cubrir necesidades puntuales de liquidez.

Asimismo hay que buscar productos bancarios dirigidos a para autónomos y emprendedores, pues tienen presente sus peculiaridades (periodos de carencia, fiscalidad, etcétera).

Ya antes de pedir el préstamo, es esencial hacer un plan de negocio, teniendo presente los pagos que se efectuarán. Para hacerlo, puedes usar un simulador de préstamos, que te dejará ver entre otras muchas cosas un cuadro de amortización con la cuota que pagarías cada mes.

En el momento de seleccionar la entidad a la que pedir el crédito o bien el préstamo, es esencial tener en consideración que solicitándolo en distintos bancos o cajas puedes tener mejores condiciones y más velocidad en la concesión. No obstante es recomendable pedir el préstamo en más de una entidad, para tener otras ofertas por si acaso no te lo conceden.

¿Exactamente en qué se distinguen los préstamos concretos para autónomos y emprendedores?

Estos préstamos personales se han desarrollado particularmente para financiar necesidades de los autónomos y profesionales. Pueden servir tanto para adquirir maquinaria, equipos informáticos, o bien para cubrir pagos a Hacienda o bien necesidades puntuales de liquidez.

El interés de estos productos puede ser a tipo fijo o bien variable, y se mueve en torno a un euribor + tres por ciento y un seis por ciento ó siete por ciento respectivamente. Los plazos de amortización pueden llegar hasta los diez años y el importe financiado hasta unos setenta y cinco mil euros, una cantidad superior al de los otros créditos y préstamos personales.

No obstante, estas condiciones son muy flexibles y cambian en función de las necesidades y el perfil del demandante, por lo que se recomienda tener preparada la documentación y tu plan de negocio e ir con ello a las entidades para demostrar la rentabilidad y viabilidad de tu proyecto.